En nombre de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos y la Plataforma por Coslada

Vecinas y vecinos de Coslada, desde hace casi cuatro años estamos padeciendo una situación vergonzante y humillante, estamos obligados y castigados a dar un rodeo de siete kilómetros para salir de Coslada o volver a nuestros hogares a través de la M-45.

Esta situación se toleró el año y medio previsto para la realización de la obra que daría servicio a los futuros vecinos de los desarrollos de Madrid, los Cañaverales. A partir de ahí con mucha paciencia, diversas asociaciones de Coslada nos pusimos en contacto con los responsables de la infraestructura, la Comunidad de Madrid. Cartas a la Consejería de Transporte e Infraestructuras y por indicación de esta a la Dirección General de Carreteras, gestiones que nos han dado como resultado mentiras y engaños. Mentiras en cuanto al plazo de comienzo de obras y engaños en cuanto a que cuando el problema no era una torre de alta tensión, era una calle de cuatro carriles, que fuera de todo planeamiento, intentan meter a través de Coslada para más presión circulatoria y contaminación por nuestras calles.

Después de manifestarnos el día 30 de enero y enviar nuevas comunicaciones tanto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, doña Esperanza Aguirre, como a su director General de Carreteras don Francisco de Borja Carabante , al que también le hemos pedido una reunión urgente para que nos explique que resolución se ha tomado con este tema, nos encontramos con otro agravio más que sumar a sus mentiras y promesas incumplidas, el de la falta de respuesta, ninguneo y desconsideración a estas comunicaciones, la no respuesta es el desprecio a unos vecinos y sus organizaciones vecinales. Nos deben una respuesta como ciudadanos, como movimiento vecinal y como parte perjudicada durante tanto tiempo. Esta actitud demuestra el respeto que tienen ciertas personas que dicen representar a todos los madrileños.

A los pocos días de aquella manifestación nos enteramos por la prensa de que se ordenaba e instaba a la Junta de Compensación de los Cañaverales que se pusiera manos a la obra y repusiera los accesos de la M-45 a Coslada, esto que en sí es un éxito de las vecinas y vecinos, no estará completo hasta que sea una realidad, y hoy por hoy al ritmo en el que se desarrollan las obras lo vemos aún muy lejano. Sabemos que hay movimientos de tierras, pero desconocemos su fin, no tenemos claro si son labores de limpieza o cualquier otro proceso de estas urbanizaciones, lo que sí tenemos claro es que no nos fiamos, ya nos han engañado y no nos fiamos. Nosotros pasamos y visitamos a diario la actual conexión, que nos obliga desde hace más de tres años ha dar un rodeo de 7 km. De lo que vemos no sacamos la conclusión de que allí se este trabajando con la intención de acabar las obras en dos meses y medio como hemos leído, y ni siquiera de hacerla.

La última responsabilidad de esta situación la tiene la Comunidad de Madrid, dueña de la carretera, y quien debería de haber controlado que esta situación no se haya alargado en el tiempo, con el consiguiente perjuicio para los vecinos y vecinas, debería de haber vigilado los plazos y las condiciones de restauración.

Su máxima responsable es Esperanza Aguirre, a ella nos vamos a volver a dirigir, no nos cansaremos, y esperaremos su respuesta, y volveremos a movilizarnos cuantas veces sea necesario hasta que conozcamos los detalles de la obra.

Con la determinación de que si con estas acciones comedidas hoy por hoy no conseguimos nuestros objetivos, la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos y la Plataforma por Coslada, nos veremos obligados a solicitar de la ciudadanía otro tipo de  acciones mas contundentes.

Nuevamente agradecemos vuestra participación en este día y prometemos seguir informando puntualmente de como marcha el asunto de la conexión y si es necesario continuar con las movilizaciones, que acciones vamos a emprender.

Muchas gracias y hasta pronto.