En San Fernando, nuestro pueblo vecino, hay un hombre en huelga de hambre. Hay un hombre en la calle desde el jueves 4 de octubre, reivindicando los derechos de doscientos de sus vecinos. Ese hombre es su alcalde, Julio Setien, de IU.

El asunto no es fácil de asimilar. Unos dicen que si quien tenia que liberar los dineros comprometidos, Bankia, necesarios para pagar a los constructores la remodelación y edificación de los pisos, la plaza, el aparcamiento y los trasteros, no lo hace y por eso los constructores solicitan y logran del juzgado el embargo de la Plaza de España; con las viviendas terminadas, con un amplio aparcamiento subterráneo, con la cara urbanística de la Plaza de España, la plaza del pueblo, restaurada y mejorada y, quizás, envidia de muchos otros municipios. Y esa plaza, ahora está custodiada por vigilantes privados para evitar que los propietarios de las casas, las reformadas y las nuevas, los locales, las plazas de aparcamiento y los trasteros, no puedan ser ocupadas por sus legítimos propietarios, los vecinos a los que su alcalde quiere defender con su hambre.

Otros dicen que si Bankia, esa caja nacionalizada a medias, esa caja de la vergüenza que nos va a costar a los ciudadanos veintitrés mil quinientos millones de euros (casi cuatro BILLONES de pesetas) dicen, decía, que la caja ya había liberado los fondos en junio de este año y acusan de no se que cosas feas a este hombre que está en la calle, con hambre, defendiendo a sus vecinos.

Los hay que, siendo de la misma cuerda que estos últimos, dicen que esta huelga de hambre "es un señuelo para tratar de tapar lo inexplicable". Uno, que no entiende de tácticas políticas, piensa que atraer a los medios y a la ciudadanía no es, precisamente, la mejor manera de tapar nada. Muy al contrario, ahora se están destapando muchas obligaciones incumplidas.

Curiosamente, hace algún tiempo, quisieron, oscuros personajes, poner en solfa la honestidad de Julio por iniciar esta operación urbanística y curiosamente, cuando alguien me lo contó puse, ante esas acusaciones, las manos en el fuego por este hombre, que está en la calle y sin comer, por su honestidad.

La justicia se pronunció y un servidor no se quemo las manos. Julio salio limpio de aquella infamia. Hoy vuelvo a poner las manos en el fuego por este hombre y estoy seguro de que tampoco me quemaré.

El lunes 8, Julio dejará momentáneamente la calle, que no su hambruna, para volver a sentarse con Bankia a negociar la liberación de los fondos comprometidos necesarios que permitan que la Plaza de España de San Fernando de Henares vuelva a ser patrimonio de los sanfernandinos y las viviendas, locales, trasteros y garajes retornen a sus legítimos propietarios, los vecinos de San Fernando.

Animo alcalde.

JJP.