OPINION

  La Coordinadora denuncia la continuidad de la contaminación nuestra ciudad
  Musicos ¿de verdad?
  Manifiesto vecinal ante las inundaciones
  El 17 de octubre de 2009, “La mani”… ¿de “mani-festación” o de “mani-pulación”?
  MENTIRA Y CORTE INGLÉS
  CUANDO LA LEY NO ES LA JUSTICIA
  El barrio de “EL PUERTO” se moviliza

 

 

La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Coslada denuncia la continuidad de la contaminación atmosférica en nuestra ciudad

 

Coslada abril 2010.

Hace unos días Ecologistas en Acción ha dado a conocer su informe anual sobre la calidad del aire en la comunidad de Madrid, y son ya tres años en los que en Coslada los límites máximos son sobrepasados con demasiada frecuencia con relación a lo establecido por las leyes y los organismos internacionales, seguimos siendo muy pesimistas en relación a la calidad del aire que respiramos y nos preocupa que actualmente el aire que respiramos no tiene la mínima calidad que garantice la salud de los cosladeños, que no complique las enfermedades respiratorias que ya sufrimos y padecemos y no provoque nuevas enfermedades asociadas, vasculares o cancerígenas.

Los índices de partículas en suspensión (PM10) y del dióxido de nitrógeno (NO2) siguen estando demasiado altos, según la legislación vigente no se puede sobrepasar más de 35 y 45 días al año respectivamente, en Coslada, en el año 2008 los días fueron 99 y 48, en 2009 han sido 55 y 48 días respectivamente, estos datos con ser mejores que el año pasado y parecidos a los del 2007 hay que ponerlos en su justa comparación y reconocer que en 2009 la inestabilidad atmosférica ha ayudado a que estos valores no hayan sido mayores.

El valor límite legal de partículas en suspensión en la U.E. es 40 µg/m3, la OMS recomienda no superar 20 µg/m3, Coslada ha tenido unos valores medios al año de 36µg/m3; el valor límite anual en 2009 de NO2 es 42 µg/m3, en Coslada la media del año ha sido de 48 µg/m3, igual que el año anterior, con lo que en este caso, la mejoría atmosférica no ha incidido en la mejoría ambiental.

Hay que reconocer que el problema es grave en toda la comarca del Henares las poblaciones de Alcalá de Henares y Torrejón también rebasan todos los límites aconsejados, seguramente San Fernando de Henares también los rebasaría si tuviera instalada una estación medidora. Esto nos puede orientar sobre qué factor diferenciador existe en comparación a otras comarcas madrileñas, aparte de las grandes infraestructuras viarias el aeropuerto es parte implicada.

Recordemos los efectos nocivos que para la salud tienen las partículas en suspensión (PM10) y el dióxido de nitrógeno (NO2) según el informe de ecologistas en acción: ‘multitud de estudios epidemiológicos evidencian los graves efectos sobre la salud de la exposición a la contaminación por partículas. Dichos estudios muestran que la contaminación por partículas está relacionada con: incrementos en la mortalidad total, mortalidad por enfermedades respiratorias y cardiovasculares, mortalidad por cáncer de pulmón e ingresos hospitalarios por afecciones respiratorias y cardiovasculares. Estudios sobre efectos a largo plazo han estimado que la exposición a partículas en suspensión puede reducir la esperanza de vida entre varios meses y dos años.' y ‘Los óxidos de nitrógeno (NOx) son en general muy reactivos y al inhalarse afectan al tracto respiratorio. El NO2 afecta a los tramos más profundos de los pulmones, inhibiendo algunas funciones de los mismos, como la respuesta inmunológica, disminuyendo la resistencia a las infecciones. Los niños y asmáticos son los más afectados por exposición a concentraciones agudas de NO2. Asimismo, la exposición crónica a bajas concentraciones de NO2 se ha asociado con un incremento en las enfermedades respiratorias crónicas, el envejecimiento prematuro del pulmón y con la disminución de su capacidad funcional'.

El incremento de la polución en Coslada se mantiene y sabemos que estas sustancias provienen en su mayoría de la combustión de gasolinas y gasóleos y como afirmamos, sin duda la cercanía al aeropuerto y el excesivo volumen de tráfico de automóviles y camiones que se aumenta día a día y que soporta nuestra ciudad es el causante de esta contaminación, por ello seguimos solicitando a nuestro Ayuntamiento que:

-Publique un bando cada vez que se sobrepasen los límites permitidos y haga público conocimiento de las fechas y niveles en las que se han sobrepasado dichos límites en años anteriores.

-La prohibición expresa del paso de camiones por nuestra ciudad sea cumplido, así como ejercer un control exhaustivo de las emisiones del resto del parque automovilístico.

- Se reduzca el límite de velocidad de una forma real en todo el casco urbano y se implanten límites efectivos como va a suceder en ciudades como Cuenca o Zaragoza.

-Paralice la implantación del Corte Inglés en la ciudad por el aumento del tráfico que va a suponer.

-Se aumenten las zonas verdes y la repoblación urgente y en fecha de las existentes con especial interés en árboles. Crear una auténtica “pantalla verde” entre la zona residencial y el resto de la ciudad y ciudades servirá para reducir en gran número los días críticos.

-Confeccione un Plan de Movilidad sostenible, que cuente con un transporte público de calidad y medioambientalmente sostenible.

A la Comunidad de Madrid le pedimos que:

-Elabore un plan de movilidad para toda la comunidad en especial para la comarca del Henares.

-Dicte una moratoria para las nuevas carreteras proyectadas.

-Se creen carriles bus para las autovías que faciliten el transporte público.

-Se construyan aparcamientos disuasorios en las estaciones de transporte público.

-Haga las gestiones oportunas para que el número de facultativos sea aumentado inmediatamente en el hospital del Henares ya que el ritmo de días en los que se sobrepasa los mínimos permitidos prácticamente se mantiene.

 

Coslada abril de 2010

 

 

 

Musicos ¿de verdad?

 

"Esta es la historia real de los músicos de verdad. Y no la de los vividores que con su bazofia pseudoartística están contaminando a nuestros jóvenes.

Queridos interpretes que os sentis agobiados por lo que venis llamando pirateria y grupo de hipócritas autodenominados "músicos" vividores al amparo de la SGAE:

Lo que llamáis vosotros "piratería" y que se corresponde más bien a una especie de "contrabando de música", se da cuando una o varias personas se lucra personalmente, sin pagar derechos de autor ni impuestos, valiéndose del trabajo de otros.


Las personas que descargan música de internet para escucharla en el ordenador, en su iPod o en nuestro coche no son piratas, ni contrabandistas de nada. No se lucran con vuestro trabajo, aunque no paguen la media de 18-21 euros que cuestan vuestros CDs con 10-13 canciones (salvo en recopilatorios).
Lo que sí hacemos todos desde hace tiempo es pagar una de las conexiones de banda ancha más caras que hay en territorio occidental y el mafioso canon por cada CD virgen que compramos, lo usemos para grabar música o no.

Y ahora os voy a contar la vida de un músico de los de verdad:


"Érase una vez un chico llamado Pablo. El papá de Pablo era tenor profesional en un coro profesional, de modo que nació en un ambiente muy musical. A los cinco años empezó a estudiar solfeo con su padre. Como el papá de Pablo vio que tenía maña con el solfeo, lo matriculó en el Conservatorio Profesional de Música a los siete años. El instrumento que eligió Pablo fue el piano.


La carrera de piano, desde el grado elemental hasta la finalización del grado superior, dura una media de quince años.

Quince años de compaginar la educación primaria, y posteriormente la secundaria, con las clases en el conservatorio. Quince años de salir de un centro de estudios para meterse en otro. Quince años de terminar de hacer los deberes y estudiar para los exámenes a medianoche. Quince años de acostumbrarse a dormir seis horas. Quince años de tocar el piano de dos a tres horas cada día. Quince años de tener que renunciar a salidas a la discoteca, excursiones al campo o noches de parranda por tener el doble de responsabilidades que un chaval normal. Quince años de muchos fines de semana en casa preparándose las obras, estudiándose las partituras. Quince años de trabajo intenso, entrega, compromiso, dedicación y sacrificio.


Con todo eso, Pablo obtuvo el graduado superior de piano a los veintitrés años. Ya había estado dando recitales en escuelas, talleres de piano, casas culturales de pueblos de su región, etc. Los periódicos locales hablaban maravillas de su virtuosismo. Y comenzaron a pagarle por sus clases en los cursos de verano y por sus conciertos de música en auditorios un poco más importantes. Y reunió el dinero suficiente para irse al Real Conservatorio de la Haya durante un año a estudiar con los mejores. Porque en este desgraciado país es lo que tiene que hacer un músico de los de verdad si quiere dedicarse a la música de la de verdad: salir fuera a buscar a los mejores.

Volvió a los veintiocho años, después de un año yendo de masterclass en masterclass.

Y gracias a su tesón y su talento, obtuvo contratos para actuar por Europa. Tardó otro año más en comenzar a dar conciertos en las grandes salas de música de Alemania, Francia, Italia...
Y a los treinta años actuó por primera vez en Estados Unidos y Canadá.


Su esfuerzo constante, su trabajo diario, su formación, su entrega, su amor por la música, le llevó a ser uno de los más grandes. Y vivió de su piano durante toda su vida porque se tomó cada concierto de la misma manera que el primer recital que dio a los veinte años frente a su conservatorio."


Los Pablos que hay por el mundo, y son muchos, se indignan cuando salís vosotros, musicuchos de pacotilla, reclamando dinero por la música como algo vuestro. Los Pablos no se manifiestan con pancartas si no para reclamar fondos para sus conservatorios, becas para sus estudios, para que no sea necesario abandonar su país, su familia y amigos para poder granjearse un futuro profesional digno. Los Pablos que terminan viviendo de la música les importa un carajo si el CD en el que grabaron el Concierto nº 1 de Tchaikovsky cuesta en las tiendas un 50% menos de lo que vale la última bazofia de El Canto del Zumbao, por ejemplo.


Porque esos Pablos no viven de las ventas de los discos en donde graban las grandes obras de la historia de la música, de la música de la de verdad. Esos Pablos viven de los conciertos con que deleitan a los aficionados que pagan una entrada para sentirlos en directo.

No como vosotros . Menos quejarse y más currarse los directos. Mirad como no está entre vosotros Manolo García. Ni Fito. Ni los que en verdad se toman la música en serio."

 

 

 

MANIFIESTO  

SOLUCIONES A LAS INUNDACIONES ¡YA!

 

Los vecinos y vecinas de Coslada y de San Fernando no nos olvidamos de Francisca Zamora, nuestra “Paqui”, y no queremos, nunca más, tener que recordar a nadie por las mismas razones que la recordamos a ella. Estamos hoy aquí para reivindicar la memoria de Paqui y nuestro derecho ciudadano a la integridad de nuestras vidas y la seguridad de nuestros barrios y hogares.

El pasado año, en el mes de septiembre, una tormenta provocó graves riadas en nuestras calles. Las aguas anegaron viviendas y locales y las pérdidas materiales fueron cuantiosas. Pero se perdió mucho más. Se perdió una madre, una amiga, una vecina…. Todos perdimos a Paqui.

En el momento de la riada, hubo vecinos que vieron salir una gran tromba de agua de los colectores de la M-45. A pesar de ello, la Comunidad de Madrid, a través del Consejero Francisco Granados, negó que dichos colectores provocaran las inundaciones y prometió la elaboración de un informe que determinara sus causas, declarando incluso, ante la Prensa, que : "Lo que está claro es que algo ha hecho que se modificara el curso normal de las aguas…”

A día de hoy, la Comunidad de Madrid no ha publicado ningún informe ni ha tomado ninguna medida para prevenir las nuevas riadas que pudieran derivarse de los colectores de la M-45, o de las obras de los nuevos desarrollos de Madrid cercanos a esta zona, como El Cañaveral o Vicálvaro.

Hace ya más de un año , cada vez que oímos llover, nos asusta pensar en las consecuencias que esta vez tendrá la lluvia para nosotros, vecinos de Coslada y San Fernando.

Hace ya demasiado tiempo que se abrió al tráfico la M-45 y sigue sin haber solución para las balsas de agua que produce ni para la debida canalización del agua que recogen sus márgenes.

Hace ya demasiado tiempo que se inauguró el Hospital del Henares sin que los problemas causados por sus construcción se hayan arreglado; como las torrenteras, que aumentan enormemente el caudal de agua y barro que debe sumir el alcantarillado público o el solado de los terrenos que impide el drenaje natural.

Hace ya demasiado tiempo que vivimos peligrosamente y son demasiados los riesgos que corremos para seguir sin soluciones.

A la ciudadanía nos consta la voluntad y los trabajos de nuestros dos Ayuntamientos, Coslada y San Fernando, para solventar los problemas, pero también sabemos que no son suficientes y que, en muchos casos, las soluciones no dependen de ellos porque son competencia de la Comunidad de Madrid, cuya dejación de responsabilidades y falta de voluntad política para las soluciones es evidente.

Las Asociaciones Sociales y Ciudadanas de Coslada y San Fernando, aquí presentes, instamos a las Administraciones Públicas, y en especial a la Comunidad de Madrid, a que cumplan y hagan cumplir la ley, asumiendo todas sus resposabilidades, en especial las que conciernen a la seguridad e integridad de nuestras vidas y bienes.

 

INUNDACIONES NUNCA MÁS, SOLUCIONES ¡YA!

 

 


 

El 17 de octubre de 2009, “La mani”… ¿de “mani-festación” o de “mani-pulación”?


Se moviliza mucha gente buena en favor de principios tan esenciales como ambiguos: “En favor de la vida” (¿quién puede estar en contra?). “Por la mujer” (¿quién puede dejar de adherirse con entusiasmo, después de siglos de marginación?).


Pro-vida, sí. Por la calidad de vida he luchado y sigo luchando desde hace muchos años: ya en el década de los 60 puse en marcha el Plan de Prevención de la Subnormalidad Infantil y me dediqué, a través de la Bioquímica perinatal, a estudiar el impacto de la hipoxia en el momento del parto y la forma de evitar sus efectos… Y he sentido en Auschwitz una emoción imborrable; y he visto en muchos lugares del mundo la miseria, la pobreza, el abandono, el desamor más inhumano… y he hecho cuánto he podido para mitigarlo; y he escrito “En nombre de los niños muertos” proclamando que me pondría siempre al frente de cualquier acción, protesta o propuesta en su favor… como fue, recientemente, la manifestación –era también pro-vida- contra la brutal agresión en Gaza; y contribuí a la elaboración del Plan de las Naciones Unidas para reducir impacto de las catástrofes naturales… Escribo todo esto para que quede claro que estar en favor de la vida es lo lógico, lo que cabe esperar de cualquier persona, que renueva cada día el propósito de “amar al prójimo como a uno mismo”.

A nadie en su sano juicio “le gusta” el aborto. Todos en su sano juicio estarán a favor de la vida, pero de todas las vidas, empezando por las ya existentes, sin malabarismos de potencias y potencialidades. Todas las vidas: las de los niños que mueren en las guerras, en los campos de exiliados o refugiados, las de los niños-soldado, las de los niños de la calle, la de los 35.000 niños que mueren de hambre, desamparo y olvido cada día… Porque estos niños no son cigotos o proyectos de vida. Son niños que mueren de muerte cierta.

Por estas razones, estoy completamente en contra de cualquier manifestación interesada, parcial, manipulada, estimulada por quienes, basados en la buena fe y correctas intenciones de muchos de los asistentes, consiguen frutos (siempre amargos a la postre) para sus objetivos religiosos, políticos, electorales. Esto es detestable.

No se trata de “aborto, sí; aborto, no”. Se trata de ampliar la ley que lo regula, no de consentirlo. Esta ley, por cierto, que se promulgó para evitar los abortos clandestinos o los que, los más pudientes, realizaban fuera de nuestras fronteras, se aplicó “normalmente” durante los ocho años –medio millón de abortos en este periodo- en que gobernaron los mismos que mañana, con su ex–lider al frente, se manifestarán con grandes aspavientos.

Lo que hay que procurar disminuir es el número de abortos actuales (unos 100.000 al año), evitando embarazos, siguiendo todo el proceso de gestación con las medidas sanitarias y sociales adecuadas, estando alerta en el momento 2 crucial del nacimiento… y asegurando luego una vida en condiciones propias de la “igual dignidad humana”.

Es en esto en lo que hay que invertir, en lugar de hacerlo en armas de guerras pretéritas. No me canso de recordar la vergüenza colectiva que representa el que hoy se inviertan 3.000 millones de dólares al día en armas… al tiempo que mueren de hambre más de 60.000 personas, la mitad de ellos niños.

Se trata de proteger la vida del no nacido para asegurar, en toda la medida de lo posible científicamente, la calidad de vida del neonato.

Nacer dignamente.

Vivir dignamente.

Morir dignamente.

La Iglesia “del Evangelio y de las sandalias”, según expresión del Obispo Pere Casaldàliga, se preocupa de estos tres grandes desafíos de amor, para el cambio radical que requiere el otro mundo posible que anhelamos. La mayor parte de la Iglesia y de los creyentes piensan así y ven con pesar las actuaciones “públicas” de la Conferencia Episcopal, que no refleja sus sentimientos. Es la misma cúpula eclesiástica que prohíbe cualquier forma de anticonceptivos y que, a efectos internos, sustituye la pedofilia por la efebofilia.

Nunca olvidaré el 10 de noviembre de 1979, cuando tuve el honor, al lado del Papa Juan Pablo II, de conmemorar en la Academia Pontificia de Ciencias el centenario del nacimiento de Albert Einstein. Asistían Don Severo Ochoa y varios premios Nobel. “Galileo, dijo el Santo Padre, tuvo que sufrir mucho –no sabríamos ocultarlo- de parte de hombres y organismos de la Iglesia. El Concilio Vaticano II reconoció y deploró ciertas intervenciones indebidas… Deseo que teólogos, sabios e historiadores... reconociendo lealmente los desaciertos vengan de la parte que vinieren, hagan desaparecer los recelos que aquel asunto todavía suscita… el conflicto áspero y doloroso que se prolongó en los siglos siguientes... En esta Academia, colaboran sabios creyentes y no creyentes, de acuerdo con la investigación de la verdad científica y con el respeto a las creencias ajenas”. Al final, el Papa me dijo que “a la Iglesia no le preocupa cómo es y funciona el Universo, la creación, si la Tierra es redonda o si se mueve por sí misma… A la Iglesia no le concierne la materia si no el espíritu”. El espíritu humano, la expresión suprema de la creación.

Sin embargo, ahora resulta que el cigoto, las células madre,… hasta la educación ciudadana son temas en los que la Iglesia “oficial”, en lugar confiar en la comunidad científica y académica, quiere imponer sus criterios.

Como científico y creyente pienso que es un error. Más error cuando se sitúa al lado de opciones políticas. Más error cuando saca conclusiones totalmente equivocadas de este tipo de actividades… como si la “humanización” del embrión y el desarrollo del feto se modificaran en virtud de las mismas. La ciencia, por fortuna, no depende de los votos ni de los vetos. En la calidad de vida, dejemos a los científicos. En el ámbito de lo espiritual, de la razón y el destino de la vida, que cada ser humano decida libremente en virtud de sus creencias.

¡Qué bien que España “se vuelque” en la vida y la mujer! Pero con todas las vidas y durante toda la vida. Y ayudando a que la mujer, que da la vida, sea dueña, por fin, de sus propias decisiones y sea juzgada como ciudadana y no en virtud de preceptos propios de distintas religiones.

Autobuses de toda España!… Sinceramente, preferiría pensar en que se hacía una gran colecta permanente contra el hambre y la pobreza, en favor de la formación para prevenir los embarazos no deseados, para la atención personalizada de la mujer durante y después del periodo gestacional,… cuando la honda soledad diaria les hace recordar a muchas la futilidad de aquellas manifestaciones jubilosas, llenas de banderitas y sonrisas.

Todos por la vida, sí. Pero por toda vida. Y por toda la vida

.
Federico Mayor Zaragoza
16 de octubre de 2009

 

 

 

 

MENTIRA Y CORTE INGLÉS

 

La mentira es la única

Verdad que hay en

La boca del necio.

(Anónimo)

 

El Ayuntamiento de Coslada anunció el lunes 19 de Octubre que la Comunidad de Madrid ya ha autorizado la construcción del centro comercial del Corte Inglés en la localidad. Con ello empieza a cerrarse el círculo y en menos de tres meses puede empezarse la construcción del centro comercial y es posible que igualmente llegue a consumarse la mayor desvergüenza desde el plano político urbanístico que ha vivido nuestra ciudad, desde el inicio de la democracia en nuestro país. La aprobación llega después de la modificación del convenio firmado entre el consistorio y la empresa en la que se cambiaron las contrapartidas que acometerá el Corte Inglés en Coslada a cambio de la construcción de la zona comercial.

Cuando hablo de desvergüenza no me refiero a la llegada del corte inglés a nuestro municipio, en la que habrá ciudadanos que se muestren a favor y otros en contra por diversas razones. Si no, a su ubicación en el recinto ferial y no en otra zona del municipio, que hubiera resultado mucho más conveniente. En definitiva, a lo que me refiero, es el modo en el que unos cuantos políticos de medio pelo, han decidido que una zona que era para uso dotacional, es decir para el uso y disfrute de todos los ciudadanos de Coslada, ha pasado a través de la recalificación urbanística a uso comercial. Porque ese es el meollo del asunto. Hoy muchas personas del municipio utilizan el parque para pasear, practicar deporte, los niños para jugar, etc. Pues bien una vez que las obras den comienzo. Si es que empiezan, porque el corte inglés todavía no ha hablado. Todo eso habrá terminado. Eso si, tendremos una enorme mole de hormigón, ruido, atascos para entrar y salir de la ciudad, contaminación y probablemente muchos pequeños comercios deberán cerrar, con la consiguiente perdida de puestos de trabajo.

Ahora bien, tendremos un corte inglés y seremos un pueblo moderno (serán paletos). El ayuntamiento aunque no lo diga, es consciente de que todo eso pasará y para paliar ante la opinión pública esta situación, no hacen más que decirnos que el corte inglés será la locomotora económica que necesita la ciudad y que se ha firmado un convenio con el corté inglés que como consecuencia de el, se crearán ochocientos puestos de trabajo que serán para los ciudadanos de Coslada. Pues bien como diría un castizo, eso no es ni bueno ni malo, lo que es, es simplemente mentira.

Si mentira y lo es, porque estos famosos convenios o protocolos de buenas intenciones no son más que eso, buenas intenciones, pero sin ningún tipo de obligatoriedad ni legalidad y así lo expresa claramente nuestra Constitución en su artículo 14…. “ Los Españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” ….. y que tiene además traslado legal en otras leyes como el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 17, que dice textualmente “ Se entenderán nulos y sin efecto los preceptos reglamentarios, las cláusulas de los convenios colectivos, los pactos individuales y las decisiones unilaterales del empresario que contengan discriminaciones directas o indirectas desfavorables por razón de edad……………, por circunstancias de sexo, origen…………Serán igualmente nulas las ordenes de discriminar y las decisiones del empresario que supongan un trato desfavorable de los trabajadores…..”

Asi es interesante leer la sentencia del Tribunal Constitucional 173/1994 de 7 de Junio (BOE 9 de Julio) en la que habla de “ la extensión de la protección frente a discriminaciones prohibidas a los momentos previos a la existencia de la relación laboral para contratar: No permite la discriminación en el acceso al empleo por circunstancias prohibidas como el sexo o el lugar de residencia . Todo esto sin hacer referencia a otros derechos constitucionales como el artículo 19 que consagra la libertad de residencia y el artículo 35 de la propia constitución que reconoce el derecho y el deber de trabajar, además de a la libre elección de profesión y oficio.

Creo que los datos aportados, son más que suficientes para demostrar que las palabras del actual alcalde, así como del anterior no solo son demagógicas, sino que además no obedecen ni a la verdad ni a la legalidad y con esto no quiero decir que no estaría contento con que se creara empleo en Coslada. Todo lo contrario, lo que intento es desmontar esta farsa, en la que se nos hace creer que se va a crear empleo, en donde lo que va a ocurrir en verdad, es destrucción del pequeño comercio, además de los perjuicios de medio ambiente, contaminación, ruido y atascos para entrar y salir de la ciudad, antes ya señalados.

¿De verdad alguien puede llegar a pensar?, ¿que si finalmente el corte inglés llega a Coslada, no va a traer a trabajadores que ya lo están haciendo en otros centros comerciales del grupo para ponerlo en marcha? y al mismo tiempo ¿si algún ciudadano de Madrid, San Fernando , Mejorada o de cualquier pueblo de la zona, quiere trabajar en el centro comercial se le va a decir que no puede, porque tiene que residir en Coslada?.

Por favor seamos serios, defender los intereses de los ciudadanos, es cuidar de la calidad de vida de su ciudad, de la cultura, de la vivienda, del medio ambiente, de los espacios de ocio y recreo y por supuesto de crear puestos de trabajo. Pero esto se empieza manteniendo el de aquellos que ya lo tienen y no perjudicando la calidad de vida de los ciudadanos que viven en ella. Lo demás como decía en el titular del artículo, es demagogia y hacer un flaco favor a los ciudadanos y a la función para la que ellos te han elegido.

Es el corte inglés el que ha decidido el sitio de su ubicación y los políticos del consistorio los que se han plegado a sus deseos, ante su ineficacia para crear infraestructuras en la ciudad que no dependan de dinero privado. Ya conocemos el viejo dicho del que paga manda, pero lo que se les olvida a estos señores, es que quien paga somos los ciudadanos que los hemos elegido y que son nuestros intereses y no los de un centro comercial los que deben preservar y proteger.

Así que por favor señor alcalde, no nos vuelva a decir que hace un año que ochocientos ciudadanos de Coslada podrían estar ya trabajando, ¿O son de seiscientos a ochocientos? como a dicho su teniente de alcalde. En que quedamos, ¿No está firmado, porque ese baile de cifras?

En más de treinta años de democracia, los ciudadanos han sabido castigar y también perdonar a los políticos por sus errores. Pero hay siempre un denominador común que nadie perdona, no es ni la demagogia, ni tan siquiera la corrupción, que también desgraciadamente a veces es perdonada. Sino aquella que funciona como un boomerang que siempre se vuelve contra el que la realiza y sobre todo, como es el caso, no es piadosa y eso y ustedes lo saben bien, la mentira.

Solo espero y deseo, que si al final siguen con sus planes especuladores, como creo que así será, la ciudadanía sepa pagarles como realmente se merecen.

 

Los sabios buscan la sabiduría;

los necios creen haberla encontrado

Napoleón

 

 

 

Cuando la Ley no es la Justicia

Sentencia a favor de PP-PSOE y EL CORTE INGLES y en contra de los ciudadanos.

Los ciudadanos, una vez más, hemos perdido frente a las leyes, unas leyes que no siempre reflejan la Justicia sino esa única ley que siempre sale vencedora: La Ley del más fuerte.

Por supuesto acataremos la Ley. Somos ciudadanos - con conciencia de serlo - y queremos seguir creyendo que vivimos en un estado democrático donde se respeta la igualdad de derechos y obligaciones para todos. Pero en el caso Hipercor los derechos ciudadanos de los vecinos de Coslada han sido literalmente ignorados para dar paso a las exigencias y ambiciones económico-políticas de los poderosos, representados en este caso por El Corte Inglés, PP y PSOE.

Si, ya sabemos que los tribunales han dicho que todo es legal. Pero nosotros añadimos que no es justo, porque también sabemos que hay trampas que algunos utilizan para interpretar leyes y normas a su conveniencia. Por ejemplo:

 

  • Nunca se contó con los vecinos ni el proyecto Corte Inglés pasó por el Consejo de Ciudad que es, según el Reglamento de Participación Ciudadana en vigor:

    “… el marco permanente de participación de los ciudadanos en la planificación de la ciudad, el desarrollo económico local y los temas relacionados con el urbanismo, el medio ambiente y los equipamientos del conjunto de la ciudad….”

  • Se engañó a los ciudadanos vendiéndoles la falsedad de que El Corte Inglés iba a facilitar 800 puestos de trabajo a los cosladeños, cuando todo el mundo sabe que esto es ilegal por discriminación anticonstitucional. Nadie puede obtener un empleo en función de su lugar de residencia, sexo, raza, religión, etc. Este engaño es especialmente grave sobre el empleo si se tiene en cuenta el daño que un coloso como El Corte Inglés hará a la inmensa mayoría de los pequeños comercios locales.
  • Se silenció la debida información sobre perjuicios reales y peligros potenciales para la salud y bienestar de los vecinos que la instalación de un gran centro comercial podría traer a Coslada: Incremento de la contaminación ambiental siendo, como somos ya, una de las ciudades más contaminadas de la Comunidad de Madrid; aumento del tráfico rodado ( unos 5.000 vehiculos diarios); peligrosidad vial en zona de concentración de instalaciones públicas y centros escolares; desaparición de la práctica totalidad del Parque Ferial como espacio público de ocio y esparcimiento.
  • Nunca se informó veraz y suficientemente a los ciudadanos para poder hacer un referendum fiable que reflejara la verdadera opinión vecinal. Al contrario, los partidos políticos justificaron su falta afirmando que el resultado de las elecciones locales, que daban la mayoría de votos a los partidos que llevaban en su programa el proyecto del centro comercial (PP y PSOE), expresaba suficientemente la voluntad popular de Coslada. Como si éste no hubiera sido el mismo resultado en toda España, con o sin Corte Inglés por medio.

Teníamos desde el principio y tenemos ahora razones que nos sobran para denunciar y oponernos a este atropello por eso, aunque acatemos la imposición de la Ley, seguiremos expresando libremente nuestra opinión y haciendo oir nuestra palabra de protesta contra la injusticia.

 

 

 

Por una educación pública y de calidad

El barrio de “EL PUERTO” se moviliza

 

Casi se nos están olvidando las protestas ciudadanas, tan dóciles y flexibles nos hemos vuelto que no encontramos nada que nos moleste suficientemente como para protestar colectivamente. Así da gusto gobernar. Dicen los gobernantes: “Tu me votas cada cuatro años y yo dispongo de tu vida y te la organizo a mi conveniencia” Y la ciudadanía asiente tranquila. Ya se pueden tumbar en el sofá, con el mando de la tele en la mano, a cumplir con lo que cree es su deber: Asentir y callar.

Por eso ha sido tan refrescante y oportuno el espectáculo del domingo 18 de octubre, cuando el barrio de El Puerto nos sorprendió con una nutrida manifestación de protesta ciudadana por las promesas incumplidas de la Comunidad de Madrid (léase Esperanza Aguirre, PP) para la construcción de un colegio Público que necesitan urgentemente, porque el barrio crece y las necesidades educativas se hacen perentorias.

Los manifestantes expresaban claro y alto su reivindicación: El derecho básico a la educación. Una educación pública y de calidad, igual para todas y todos, sin distinción de nivel económico, nacionalidad, sexo, religión….Igualdad, pura y llanamente igualdad. Esa igualdad que sólo puede garantizar lo público, el dinero solidario de todos nosotros. Es decir, no queremos colegios privados ni concertados. Y menos en nuestro suelo público.

Muy bien por la “mani”. Ojalá sea signo de un despertar de la conciencia ciudadana de Coslada y cunda el ejemplo. Ojalá las mujeres y los hombres de Coslada se decidan a ser los verdaderos protagonistas de todo lo que en su ciudad acontece y les recuerden a los políticos que les votan para que gestionen aquello que se decide en los colectivos y foros ciudadanos. Y no al revés.

 

 

Volver